Aplicaciones prácticas

Aportes a la conservación del ladrillo a la vista

noviembre 10, 2020

Por Mag. Arq. Carola Romay, Arq. Andrea Charbonier, Dra. Arq. Gemma Rodríguez

La FADU y la FING realizan ensayos en tres tipos de ladrillos para analizar su comportamiento frente a diversos tipos de tratamientos.

A lo largo de su historia y con especial intensidad en el siglo XX, la arquitectura nacional aplicó en diversos programas arquitectónicos el cerámico tradicional para la resolución de fachadas en ladrillo visto. Sin lugar a dudas, contribuyó a ello la disponibilidad del material que en nuestro país se produjo históricamente de forma artesanal y que a partir de los inicios del 1900 fue elaborado simultáneamente en establecimientos industriales. Ernesto Leborgne, Eladio Dieste, Rafael Lorente Escudero, Rafael Lorente Mourelle y Mario Payssé Reyes son solo algunos de los más reconocidos técnicos que aprovecharon sus cualidades físicas, mecánicas y formales para diseñar piezas arquitectónicas destacadas.

Expuesto a la vista, del ladrillo se destacan especialmente el color y la textura. Estos atributos, sumados a las infinitas posibilidades de disposición, con arreglo a aparejos variables, confieren gran valor compositivo a las superficies. Sin embargo, esta misma condición implica una directa exposición a los agentes deletéreos naturales que causan diferentes procesos patológicos. Estos inciden en las características físicas, mecánicas y de durabilidad de los ladrillos y finalmente afectan su desempeño y apariencia.

Enfrentados a la tarea de conservar sus valores, se plantea la necesidad de evaluar, entre otros aspectos, la efectividad en el tiempo de los diferentes productos de consolidación y protección que se ofrecen en plaza. Esta acción resulta de especial interés cuando se trata de edificios de alto valor arquitectónico o de carácter patrimonial reconocido, siendo necesario proteger tanto el cerámico existente como el empleado para restituir las piezas faltantes. La temática viene siendo abordada desde hace varios años por diversos centros de investigación internacionales y especialistas en la conservación patrimonial, de manera que es conocida la necesidad de verificar la incidencia de los diferentes tratamientos en relación con diversas propiedades del material.

Los ladrillos sujetos a estudio son dos tipos de ladrillo de fábrica, uno de origen nacional y otro importado de Brasil, y un ladrillo de campo proveniente de un horno de Montevideo

Estos antecedentes también permiten confirmar que, dada la gran variabilidad de las piezas cerámicas, producto de las diferentes materias primas y sistemas de cocción empleados en su elaboración, no todos los tratamientos resultan igual de efectivos para todos los tipos de ladrillo. Es por ello que resulta relevante realizar estudios previos a su aplicación, utilizando métodos confiables y de preferencia normalizados.

A los efectos de avanzar en tal sentido y tomando en consideración las obras nacionales en ladrillo visto, el Instituto de la Construcción (FADU) junto al Instituto de Ensayo de Materiales (FING) llevan adelante ensayos sobre la afectación del color, luminosidad y permeabilidad de tres clases de ladrillos que se ofrecen en plaza y que potencialmente pueden ser empleados como piezas de restitución en edificios existentes, cuando estos son tratados con diferentes productos.

Los ladrillos estudiados son dos tipos de ladrillo de fábrica, uno de origen nacional y otro importado de Brasil, y un ladrillo de campo proveniente de un horno de Montevideo.

Determinación de la permeabilidad al agua de ladrillos cerámicos.

Los tratamientos aplicados se basan en una resina de silicona vehiculizada en agua, un copolímero de metacrilato de etilo y acrilato de metilo solubilizado en tolueno y un consolidante neutro polimérico en base acuosa. Los ladrillos son sometidos a la intemperie y a la radiación UV acelerada en cámara de envejecimiento.

Para el estudio del color se adoptó el análisis a partir de los parámetros del sistema Cielab, de acuerdo con UNE EN 15886, sobre la cara del canto de la pieza. Se aplica para ello un espectrocolorímetro de mano.

Por su parte, para la determinación de la permeabilidad se aplica el método de la pipeta y se evalúan los resultados obtenidos a los 60 minutos de ensayo.

Los resultados sobre las variaciones de color obtenidos a la fecha permiten inferir que inicialmente todos los tratamientos provocan variaciones apreciables, siendo el tratamiento de resina de silicona el que provoca menores diferencias de color en los tres tipos de ladrillo analizados.

Frente a los tres tipos de tratamiento aplicados, el ladrillo de campo muestra un comportamiento homogéneo, mientras que el ladrillo importado de Brasil muestra variaciones significativas.

Simultáneamente, se aprecia una pérdida de luminosidad en todos los casos una vez que fue aplicado el tratamiento.

Estos mismos efectos han sido reportados por otros investigadores de referencia en la temática, en el marco de estudios en que se aplicaron productos de similares características a los utilizados en el presente trabajo.

Se ha podido constatar que, en su evolución en el tiempo, los ladrillos sometidos al ensayo de envejecimiento acelerado en cámara de rayos UV mostraron una variación de color y luminosidad diferente a los expuestos a la intemperie; evaluados ambos en condiciones equivalentes de humedad. Esto indicaría que los cambios de color y luminosidad dependen de múltiples factores deletéreos que se suman a la radiación UV.

A pesar de las diferencias encontradas para los tres tipos de ladrillo, es posible señalar que, en relación con la variación de color y luminosidad, analizando las probetas tratadas, el tratamiento con resina de silicona muestra una evolución óptima para los ladrillos de fábrica, mientras que el ladrillo de campo tiene una mejor evolución cuando se aplica el copolímero de metacrilato de etilo y acrilato de metilo. Interesa destacar que, en algunos casos, como en el del ladrillo importado, el comportamiento en el tiempo de la muestra sin tratar, en lo que refiere a su alteración del color, es mejor que la evolución de los ladrillos tratados, cualquiera sea el tratamiento aplicado.

Los resultados alcanzados han permitido establecer ciertos parámetros relativos al desempeño de los diferentes ladrillos y tratamientos analizados

En relación con la permeabilidad al agua, es posible confirmar que todos los tratamientos tienen efectos iniciales positivos, disminuyendo su valor. Este aspecto nuevamente concuerda con lo reportado por diferentes investigadores.

Se advierte que, al igual que lo ocurrido con el color y la luminosidad, el tratamiento con resina de silicona resulta ser el más efectivo inicialmente para todos los tipos de ladrillos analizados. Se pudo constatar que este tratamiento mantiene la superioridad respecto a los restantes productos en los ladrillos expuestos al ensayo acelerado en cámara de rayos UV.

Desde el punto de vista metodológico, es de destacar que el método del colorímetro portátil, aplicado de acuerdo a las recomendaciones normativas, resulta de aplicación sencilla y rápida. El método de la pipeta arroja resultados representativos de la calidad y estado de las piezas. En consecuencia, ambos ensayos resultan recomendables para su aplicación in situ.

En síntesis y aun cuando se trata de estudios preliminares, los resultados alcanzados han permitido establecer ciertos parámetros relativos al desempeño de los diferentes ladrillos y tratamientos analizados. También han posibilitado verificar la aplicabilidad de los procedimientos utilizados. Así se conforma una primera aproximación a la formulación de criterios de análisis de ladrillos cerámicos a la vista en el medio nacional.

Chaman Estudio Comas

¡Recibí noticias del sector!

Suscribite a nuestro mailing

Quiero la revista Construcción

Algunas de las oportunidades de mejora de la #productividad en la industria de la #construccion están en el tiempo de traslado hacia los frentes de trabajo, esperas en pañol, distribución de materiales y tiempos improductivos asociados a problemas de supervisión.

Niveles de actividad según los 7 rubros monitoreados: encofrados, armaduras, hormigonado, muros, revoques, yeso proyectado y revestimientos.

En hormigonado, por ejemplo, el 60% de los tiempos improductivos se vinculan al abastecimiento externo de suministro.

Resultados: "El 80% es tiempo real de trabajo. Esto significa que de la jornada de 9 horas, 7 horas 10 minutos es el tiempo que se trabaja ya sea en tareas que agregan valor o tareas de soporte". Arq. Silvina Rak, autora del proyecto. @CCU_Oficial

#construccion #productividad

"Las mediciones se llevaron a cabo en 30 obras durante una semana que sea representativa de los indicadores que se buscaban medir". Arq. Florencia Cristalli, una de las autoras del proyecto. @CCU_Oficial

#construccion #productividad #Uruguay

"Mejorar la productividad es una pata fundamental para el crecimiento económico y la creación de puestos de trabajo. No hay futuro sin mejora de la productividad". Pablo Mieres, ministro de @MTSSuy sobre Proyecto de Medición de Productividad en la Construcción.

#construccion