Editorial

Así no

octubre 19, 2021

Por Ing. Diego O’Neill, presidente de la Cámara de la Construcción del Uruguay

Existe una amplia tradición de negociación colectiva en la industria de la construcción, y para que esta se mantenga y continúe es necesaria la responsabilidad de todos los involucrados en el sector.

La industria de la construcción tiene una larga tradición de negociación colectiva que se remonta a la creación de los Consejos de Salarios por la Ley 10.449 del año 1943. Con mayor énfasis desde la salida de la dictadura –se restablecieron los Consejos de Salarios que habían sufrido el paréntesis de los años oscuros del régimen de facto–, nuestra industria ha desarrollado una cultura de negociación que se ha mantenido de forma ininterrumpida, aun en los períodos en que los mecanismos de fijación de salarios requerían de decreto del Poder Ejecutivo para su homologación.

Esta cultura de negociación, de búsqueda de soluciones, de construcción de acuerdos, de relacionamiento colaborativo ha excedido largamente el ámbito de lo salarial y ha sido generadora de valor para nuestra industria en su conjunto. La creación de los Fondos Sociales de la Construcción es el ejemplo más destacado. El Fondo de Vivienda (Fosvoc), el Fondo de Capacitación (Focap), el Fondo de Cesantía y Retiro (Focer) y el Fondo Social propiamente dicho son instrumentos poderosos para el desarrollo de nuestra actividad y para el apoyo al desarrollo y calidad de vida de nuestros trabajadores y sus familias. Un ejemplo es la reciente inauguración del segundo centro de atención a la infancia y a la familia Casa Nazaret, que atenderá a 90 niños por convenio de los fondos sociales con INAU, muchos de los cuales serán hijos de trabajadores de la construcción, pero otros serán de familias vecinas de Flor de Maroñas como extensión del accionar de los Fondos Sociales de la Construcción al resto de la sociedad. En las páginas de esta edición el lector encontrará información exhaustiva al respecto.

No cuestionamos el derecho del sindicato a tomar medidas de lucha, pero nos preocupa que se tomen medidas que se salen de cauce, produciendo destrucción de valor, daño a la obra que se está ejecutando o incluso generación de situaciones inseguras.

Todos quienes tenemos responsabilidades en las asociaciones de empresarios y trabajadores debemos custodiar y continuar esa cultura. Y estoy llegando al núcleo de lo que quiero reflexionar en este editorial. Desde hace algunos años, en algunas situaciones de conflictividad, algunas medidas de lucha que se han tomado –a nuestro criterio– van en contra de esta cultura de negociación, de relacionamiento, de diálogo social que hemos heredado y que se ha venido construyendo, no sin esfuerzo, a lo largo de muchos años. No cuestionamos el derecho del sindicato a tomar medidas de lucha, pero nos preocupa que se tomen medidas que se salen de cauce, produciendo destrucción de valor, daño a la obra que se está ejecutando o incluso generación de situaciones inseguras. Para ser claros: la interrupción intempestiva de un hormigonado es un ejemplo del tipo de medidas al que nos estamos refiriendo, con mayor o menor gravedad según la pieza en cuestión; coartar el derecho al trabajo de quienes quieren trabajar e imponer medidas de lucha contra su voluntad es otro ejemplo.

Pero no es nuestra intención señalar cual árbitro qué medidas de lucha se pueden tomar o no en la construcción, sino llamar la atención sobre la responsabilidad que tenemos todos los involucrados en mantener y continuar la cultura de relacionamiento colaborativo del sector. Queremos defender un sector en el que los acuerdos se cumplen; en el que la palabra dada tiene igual valor que el documento firmado. Si con nuestras acciones dinamitamos los puentes, ¿cómo hacemos después para llegar a puntos de encuentro? Todos somos responsables de cuidar esta cultura de la que tan orgullosos nos sentimos y que tantas veces invocamos. Pero produciendo destrucción de valor, dañando la obra que se está ejecutando o generando situaciones inseguras se socavan las bases del relacionamiento. Así no se fortalece la negociación colectiva, así no se profundiza el diálogo social, así no se construye industria. Así no.

Hoy se inauguró el Ferrocarril Central 🚇

¿Sabés cómo se realizó la obra para acondicionar 270 kilómetros de vía?

Leé nuestra nota y enterate todos los detalles de la obra.



#FerrocarrilCentral #modoferroviario #trenUruguay #tren #vialidad

Se viene una nueva edición del Congreso Nacional SYSO en la Construcción👷‍♀️👷‍♂️

Charlas técnicas sobre seguridad y salud ocupacional en la industria, incluyendo la del experto en neurociencia Estanislao Bachrach.

🗓 25 de abril
⏰ 9 a 17hs
📌Híbrido
Inscripción: syso@ccu.com.uy

El próximo 25 de abril se realizará el 7° Congreso Nacional SYSO en la Construcción, organizado por la @CCU_Oficial. Se contará con charlas, debates e intercambios sobre la temática, destacándose la disertación de Estanislao Bachrach.

Esta mañana, se lanzó el programa "Promoción del empleo". El programa es resultado del convenio colectivo de la Industria de la Construcción y tiene el objetivo de fomentar la inserción de mano de obra local en los distintos proyectos del sector.
https://www.gub.uy/ministerio-trabajo-seguridad-social/comunicacion/noticias/se-lanzo-programa-promocion-del-empleo#